El evangelio según Juan Cap.1

Estudio bíblico: Juan 1:1-18

El prologo del Evangelio. Un resumen de uno de los pasajes con más profundidad teológica de las Sagradas Escrituras.

 

Estudio bíblico de Juan 1:14

El Verbo se hizo carne

El Verbo habitó en nosotros

El Verbo mostró su gloria

 

 

Estudio bíblico de Juan 1: 3-13

Jesús el Creador

Jesús la Vida

Jesús la Luz

Aquí el Audio de la predicación

Link para ver el Video de la predicación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Verbo

Estamos estudiando el evangelio según Juan y seguimos observando las verdades que nos revela el primer versículo del evangelio.

Juan 1: En principio era el Verbo (Logos), y el Verbo (Logos) era con Dios y el Verbo (Logos) era Dios.

La semana pasada nos metimos de fondo en el significado de los tres “eras” que aparecen en este versículo.

En principio era, habla de la eternidad del Verbo. Jesucristo estuvo en la eternidad como parte de la decisión divina de crear todas las cosas, las visibles y las invisibles con el fin de exponer y exaltar la gloria de su divino ser. Y esto incluye el plan de redención por el cual el Hijo mismo aceptó el camino a la cruz para rescatar a los que por fe se arrepienten de sus pecados y aceptan a Cristo como Salvador.

El verbo era con Dios, nos habla de que hay una pluralidad de subsistencias, o personas en en el seno del ser divino. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y estas tres personas son Dios en esencia el único ser divino, con todos sus atributos o perfecciones. Estas tres subsistencias o personas son de la misma esencia y componen el único Dios verdadero, y cada una de estas personas tiene su misión, su trabajo dentro del ser divino.

Por último, “el Verbo era Dios”, nos deja clara desde el inicio la identificación que Juan hace de Jesucristo; él es Dios, en la persona de Hijo.

Hoy vamos a seguir sumergiéndonos en el evangelio, aunque no salgamos del primer versículo. Nos toca entender el significado por el cual Dios inspiró a Juan a identificar a Jesús con el Verbo, el Logos. Vamos a intentar hacernos algunas preguntas en relación con el significado de está palabra y su aplicación a la persona de Jesús.

¿Qué significa Verbo?

¿Por qué usa Juan esta palabra?

¿Por qué identifica Juan a Jesús con esta palabra?

Veamos, primero, que significa la palabra. Tengamos en cuenta que Juan escribe su evangelio allá por el año 90 dC. La iglesia ya había empezado a arraigar en muchas ciudades del Imperio Romano. Pero Juan es judío y los judíos tras la aniquilación de Jerusalén en el año 70 dC había sido esparcidos por todo el Imperio. Por tanto, Juan escribe tanto a sus compatriotas judíos como a los lectores no judíos o gentiles, es decir, de cultura griega que era lo que imperaba en el Imperio Romano.

Bajo estas premisas, el termino Logos o Verbo, tenía que ser un concepto claro y reconocible para ambas culturas, griega y judía.

Veamos lo que opinaban los griegos del concepto Verbo, qué significaba para ellos.

Pablo que predicó por todo el Imperio llegó, también, a Atenas. El centro cultural histórico de mundo griego.

Hec 17:21 (Pues todos los atenienses y los extranjeros de visita allí, no pasaban el tiempo en otra cosa sino en decir o en oír algo nuevo.)

“Decir y oír”, el arte de la retórica, el pensamiento, el razonamiento, era para los griegos el deporte nacional.

Pero el concepto Logos viene de muy lejos en la cultura griega. La palabra en su origen era un término matemático que significaba “dar cuenta de algo”.

Pero pronto se empleo la palabra para hacer referencia al lenguaje, las palabras, el razonamiento de las cosas.

Como curiosidad, la cultura china, incluso más antigua que la griega, tiene un concepto similar, es la palabra Tao, y de ella se deriva la corriente filosófica religiosa china “taoísmo”.

Ahora, desde Pytagoras, el filosofo y matemático griego alla en el 550 aC, la palabra se usó para en sentido de orden cósmico y equilibrio universal. Luego, el filosofo Heraclito (500aC) le dio ya un peso más profundo si cabe. El escribe:

“El mundo muestra orden porque refleja la esencia del Logos que lo creo” (Heraclito)

El Logos fue aplicado e identificado como la esencia del ser divino que armoniza el universo que es su creación.

Este es el concepto que Juan usa y que no era nada desconocido para los griegos.

Ahora veamos que le debería sugerir la palabra Verbo a los judíos. Esto nos es algo más sencillo porque para conocer lo que significaba para la cultura judío tenemos que acudir a lo que para ellos era la autoridad escrita, el AT.

Gn.1:3 Y dijo Dios…

         Sal. 33:6 Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca

         Los judíos entendían que la Palabra, el Logos, no se puede desligar del ser divino. Es la Palabra de Dios el agente creador de todas las cosas.

Ahora que sabemos que significa la palabra o el concepto del Verbo, el Logos, podemos también contestar la pregunta de por qué usa Juan está palabra.

Juan quiere demostrar e identificar a Jesús con el Dios Creador y usa el término, que, tanto para judíos como para griego, era bien conocido. Y por si alguien tuviese dudas añade el versículo—

Juan 1:3 Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Esto finalmente nos lleva a la última pregunta que quiero responder con relación al Verbo.

¿Por qué usa Juan la palabra LOGOS para referirse a Jesús? ¿Qué razón tenía Juan para no querer dejar dudas en cuanto a la identidad de Jesús?

Hay dos razones diferenciadas a mi juicio. Primero, el concepto erróneo en que tanto judíos como griegos estaban en relación con el Verbo. Y, en segundo lugar, los ataques que arreciaban contra la identidad de Jesús.

No hay dudas que ni judíos ni griegos tenían el concepto Verbo correcto conforme a las escrituras. Esto ya nos lo deja claro Pablo—

1 Co.1:22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;

El Logos, el Verbo de Dios, el Creador de cielo y tierra, crucificado. Para los judíos una idea inconcebible. Cómo va a ser que el Creador se humane y pueda ser crucificado. Imposible. El AT no revela estos hechos. Vosotros los cristianos interpretáis mal el AT y además no entendéis nada. Isaías 53 debe interpretarse como una figura. Es imposible que el siervo de Dios sea el Mesías. Y así hasta hoy. Los judíos no pueden aceptar la humillación del Creador para salvar y dar vida al ser humano. Ellos siguen pensando que la salvación es un derecho adquirido por pertenecer al pueblo judío y que obedecer la Ley y los preceptos que a lo largo de los siglos se le han añadido a la Ley es el medio para la salvación. En resumen, uno es salvo por las obras.

Para los griegos, Jesús, es simple locura. El Creador, la esencia del ser divino que ellos representan con todo un panteón de dioses, cómo va a morir. La muerte es todo lo opuesto a lo que define un ser divino. Y como va a ser que la muerte de un ser divino le otorgue inmortalidad a seres malvados y maliciosos. Un ser divino no puede rebajarse a tal extremo. Eso lo hace un ser inferior y ya no puede ser el Verbo, el Logos. El concepto de los cristianos es imposible de aceptar para la razón humana, es una locura.

Amados amigos, como vemos lo que pensaban en su momento tanto judíos y griegos no difiere mucho del concepto que hoy en día se tiene acerca de Jesús. Pero esta es justa la intención de Juan. Jesús es el Creador, él es el Verbo que es Dios. Y eso Verbo que es en esencia igual al Padre y al Espíritu Santo es el que ha venido a este mundo para cargar sobre sí mismo el pecado de la humanidad a fin de hacer posible con su sacrificio por los que creen en él, que Dios reciba con satisfacción la paga por nuestros pecados.

Es un tropiezo para judíos y locura para griego, pero para los que creen en Cristo, ciertamente, Jesús es el Salvador y el dador de la vida eterna.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta los ataques que la iglesia seguía recibiendo en relación a la identidad de Jesús.

Por parte de los judaízantes, es decir, supuestos cristianos de origen judío que estaban en la iglesia, nos encontramos con el ataque de que la identidad de Jesús no era suficiente. Además de creer en cristo era necesario seguir las tradiciones de los judíos para ser salvos.

Gál.2:14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? 15 Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, 16 sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

Aquí vemos como ya Pablo tuvo que confrontar al mismísimo Pedro por ser arrastrado por la falsedad de las mentiras de los judaizantes dentro de la iglesia.

Y por otro parte, Juan comenzó a sufrir las falsas enseñanzas de los que consideraban a Jesús un dios inferior. Un dios inferior creado por el dios superior y por consiguiente el Cristo que presentaba el evangelio no es suficiente para poder acercarse a dios. Se necesitaba una iluminación especial para poder entrar en contacto con el dios verdadero. Esa iluminación se recibía por medio del Conocimiento elevado, la Gnosis. Está herejía sigue hasta el día de hoy en forma de grupos como los Testigos de Jehova, los Mormones y otras sectas que mezclan a la persona de Cristo con una conocimiento más exaltado.

Amados en Cristo, hasta el día de hoy los ataques a la identidad de Cristo no han cesado y no lo harán hasta que el venga en gloria, poder y autoridad. Pero en los cielos vive, reina y aguarda nuestro Verbo divino el momento para volver a la tierra e inaugurar su reino de mil años. Esto es lo que declara Juan en su Apocalipsis. Lectura de Apocalipsis 5:6-14

Voy a resumir y cerrar, amados en Cristo.

El concepto del Verbo es usado por Juan sabiendo que tanto los judíos como los griegos inmediatamente sabrían de que estaba hablando. Al usar “el Verbo” para identificar a Jesús está poniendo el dedo en la llaga tanto de judíos como de griegos. Para los judíos una herejía según su interpretación de la Ley. Para os judíos una verdadera locura a la luz de la razón humana. Y, sin embargo, Juan emplea este termino para mostrar la realidad del mensaje del evangelio. Jesús es el Verbo: La palabra creadora de todas las cosas. Dios mismo. Eterno. Co existente con el Padre y el Espíritu Santo. Uno en esencia, pero manifestado en la tierra como el eterno Hijo de Dios. Dispuesto a cumplir la misión de salvación que en la eternidad fue decidida en el seno del ser divino.

Gracias eternas debemos dar a nuestro Señor Jesucristo que no siendo Dios no rehusó dolor y humillación por salvarnos. A él la gloria. Amen.

 

En el principio «ERA»

            El evangelio comienza con las mismas palabras que el primer libro de la Biblia, el Génesis: “En Principio”

            Esta circunstancia, como ya dije en la introducción, atrapó poderosamente mi curiosidad.

            ¿Por qué el Espíritu Santo guío a Juan a comenzar su libro con exactamente las mismas palabras que ya inspiró a Moises, cerca de 1500 años antes, a arrancar el primer libro de la Biblia?

            Génesis comienza estableciendo el principio de la creación. Dios a su debido tiempo y según sus eternos planes decidió en un momento concreto comenzar la obra de la creación. “En principio Dios creo…”

Pero y Juan: ¿Qué es lo que quiere destacar con sus primeras palabras?

En principio el Verbo “era”.

            Cuando Dios, llegado el momento decidió comenzar, arrancar la historia del universo creado, ya en ese momento, el Verbo ERA. Antes del comienzo, antes de la fundación del universo, el Verbo, el Hijo de Dios, ya era, existía, tenía vida en sí mismo.

            Ap.1:4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros y paz, de aquel que es y que eray que ha de venir,

            Juan 8: 58 Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.

            Ahora, mis amados en Cristo, ¿qué aplicación debemos sacar nosotros de está verdad bíblica?

            De poco sirve conocer verdades, si esas verdades no afectan, no transforman nuestras vidas.

  1. El eterno Hijo de Dios estuve presente y es parte activa en la decisión de crear los cielos y la tierra, el universo, la edad de los hombres. Como creador desde el principio no hay nada que haya escapado a su control. Nada que le pueda coger de imprevisto. Pero sigamos pensando en esta realidad.

            ¿Si Él era desde el principio?

            Significa que toda la creación es parte de su decisión.

            ¿Si Él era desde siempre? 

            Significa que su plan perfecto de salvación nace y surge en el seno del trino Dios.

            ¿Si Él era desde el principio?

            Significa que su sacrificio, su muerte, su resurrección eran imprescindibles para que nosotros podamos tener vida eterna.

            ¿Esto a qué nos tiene que llevar, amados en Cristo?

            A la adoración más profunda y devota. ÉL que era es quien merece nuestra adoración reverente.

            Veamos ahora el segundo “era”— el verbo era con Dios

            Aquí nos encontramos con dos verdades muy importantes que debemos analizar con detalle.

            Primero, la sencilla: El Verbo era, es decir, existía con Dios. El Verbo y Dios son co-eternos. Si el Verbo era, existé, y tiene vida en sí mismo y es desde la eternidad, Juan certifica que ese Verbo era eternamente con Dios.

            Segundo, la difícil: El Verbo era con Dios, implica que el Verbo y Dios son dos “personas” diferenciadas dentro del ser de Dios. Esto nos lleva a confrontarnos con la esencia del ser mismo de Dios. Esto nos lleva al concepto de la trinidad. Una palabra que no aparece en toda la Biblia pero que es una verdad esencial que revela la escritura.

            ¿Qué es la trinidad? ¿Cómo es el ser de Dios que nos revela la Escritura?

            Tener un concepto claro de esta realidad forma parte del propósito de Juan al escribir su evangelio. Por eso arranca directamente y sin preámbulo y nos sumerge en el insondable ser de Dios.

            Vamos a acercarnos al ser de Dios aclarando lo que no es.

            Dios no es la absurda ecuación que algunos emplean para simplificar el tema: 1+1+1=1

            Dios no se puede simplicar con el ejemplo del triangulo. Un solo triangulo pero con tres caras diferentes. Todos estos modelos de simplificar nos llevan a deslizarnos en el triteismo, es decir, que hay tres seres divinos (tres dioses, triteismo) que juntos forman un solo Dios.

            Tampoco es correcto pensar que hay un Dios que se representa o expresa a sí mismo en tres diferentes modalidades, Padre, Hijo y Espíritu Santo, según corresponda a la situación.

            ¿Cómo podemos, entonces, concretar al ser de Dios?

  1. Tenemos que reconocer que no hay nada que pueda explicar perfectamente al inescrutable ser que es nuestro Dios. Lo tenemos que aceptar por fe porque así es como el mismo se revela en su palabra.

            2 Co.13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.

           Ap.1:4-6 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros y paz, de aquel que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono, 5 y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre, 6 e hizo de nosotros un reino y sacerdotes para su Dios y Padre, a El sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

            Ef. 4:4 Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, 6 un solo Dios y Padrede todos, que está sobre todos, por todos y en todos

            Gn.1:26 Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza

            La trinidad es algo que aceptamos por fe. No la podemos explicar. Pero está ahí. Es lo que revela la Biblia.

  1. Una razón más para creer firmemente en la trinidad.

            Juan Calvino, uno de los grandes teólogos de la reforma del siglo XXVI, llega a dar una curiosa razón para afianzar la trinidad de Dios. Estas son sus palabras:

            “Podemos encontrar en la Escritura otra nota particular con la cual mejor conocerlo y diferenciarlo de los ídolos. Al mismo tiempo como se nos presenta como un solo Dios, se ofrece a nuestra contemplación en tres Personas distintas.” Inst. Religión Cristiana Vol.I, Cp.13.

            Lo que Calvino está apuntando es que Dios es un ser tan especial y tan diferente a todo lo que la razón humana puede llegar a imaginar que lo hace completamente distinguible. Todo lo que el hombre intenta reproducir para hacerse una imagen de ese insondable Dios no deja de ser un idolo.

¿Qué puede el hombre hacer que se le parezca al Dios viviente?

Nada en absoluto.

            La afirmación de Calvino es la expresión de las confesiones cristianas más antiguas. En resumen viene a decir:—Tenemos un Dios único en tres personas.        El Dr. Sproul nos aclara este confesión en sus notas teológicas. Os leo—

            El termino “persona” no significa una distinción de la esencia de ser divino sino una diferente subsistencia. Una subsistencia del ser divino no es una diferencia de la esencia del ser en el sentido de otro ser. Cada subsistencia o persona subsiste o existe en la pura esencia del ser divino. La subsistencia (persona) es diferente en su ámbito pero no es un ser separado de la esencia. (No es un dios por si solo). Cada persona del ser divino tiene todos los atributos conforme a su esencia.

            Existe también una diferenciación en el trabajo hecho por cada miembro de la trinidad. Aunque la salvación es un trabajo en conjunto del ser divino, no obstante, cada persona opera y asume una misión diferente. El Padre inicia la creación y la salvación; el Hijo redime la creación y el Espíritu Santo regenera, santifica y aplica la salvación a los creyentes. (R.C. Sproul)

            Dicho esto podemos ahora abarcar el tercero de los “eras” de este primer versículo del Evangelio— el Verbo era Dios.

            ¿Pero entonces si el Verbo es Dios, no es esto una contradicción a lo que enseña la iglesia desde el inicio de los tiempos? ¿No está diciendo Juan que Jesús es Dios mismo?

            Sin duda, eso es lo que Juan nos está diciendo. Jesús es Dios. Juan nos está diciendo Jesús es el Hijo de Dios y por consiguiente es igual que el Padre. Pero al mismo tiempo Jesús es igual que el Espíritu Santo. El ser divino, en esencia, un único y misterioso ser, dispone de tres subsistencias que son divinas y al mismo tiempo se diferencian porque son diferentes en su misión y trabajo.

            Juan 10:30 Yo y el Padre somos uno.

             Juan 16:13 Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir. 14 El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que El toma de lo mío y os lo hará saber.

            El Espíritu Santo toma lo que es del Hijo porque en esencia es igual al Hijo, como el Hijo es en esencia igual al Padre.

            1 Juan 4: 13 En esto sabemos que permanecemos en El y El en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu. 14 Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió al Hijo para ser el Salvador del mundo. 15 Todo aquel que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios.

            Juan 14:23 Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada

            Espero que ahora veamos con algo más de claridad el ser divino, el Dios viviente. Aunque no será hasta que le veamos cara a cara que comencemos a entender con mayor claridad a nuestro insondable Dios.

            Pero, amados en Cristo, Juan no arranca su magnifico evangelio con una de las frases más gloriosas y profundas de toda la Biblia. Yo estoy convencido de que el Espíritu Santo cuando inspiró a Juan a plasmar sobre pergamino su primer versículo lo hizo con una intención muy concreta. La intención de que cualquier lector, a lo largo de los tiempos, recibiera el impacto en lo más profundo de su corazón de encontrarse con el Verbo.

            ¿Quién es este Verbo? ¿Por qué lo presenta Juan como el Verbo? ¿Que significa el Verbo? ¿Por qué emplea Juan esta palabra?

           Preguntas y más preguntas. Y seguro que podéis añadirle algunas más. Al menos, eso espero. Pero no será hasta la semana que viene que podamos llegar a responder algunas de las preguntas porque por hoy se nos ha ido el tiempo.

   

Una introducción al Evangelio según Juan

Introducción al evangelio de Juan

Hace dos semanas José Pepe comenzó una serie de estudio basado en el Libro de Génesis. Está mañana queremos en paralelo arrancar una serie de estudios bíblicos basados en el evangelio según Juan.

La idea de estudiar Genesís y el Evangelio de Juan en paralelo nace de varias premisas.

  1. Nunca hemos estudiado el libro de Génesis de forma continuada. Y nunca hemos estudiado un evangelio de principio a fin. Al menos desde el púlpito. Las mujeres sí que están haciendo un estudio basado en el evangelio de Mateo de cabo a rabo.
  2. Hemos desarrollado, desde el ministerio pastoral, un plan de estudio general. Esto no es otra cosa que el intento de organizar la enseñanza que se da desde los diferentes ministerios de enseñanza, con el fin de que podamos estar expuestos, desde el más pequeño al más maduro, a todo el consejo de la Palabra de Dios.
  3. ¿Por qué Génesis y por qué Juan al mismo tiempo?

Me llamó poderosamente la atención que ambos libros arrancan con la misma palabra “en principio”.

¿Qué relación tiene uno con el otro? ¿Por qué usa Juan esta palabra para arrancar su libro? ¿Qué tiene en común?

Surgieron no pocas preguntas y eso despertó mi curiosidad por el evangelio.

¿Cómo comienza Dios la historia de la humanidad? ¿Por qué comienza Dios esa historia ese plan suyo?

Queremos profundizar en los secretos del Génesis, que no es otra cosa que profundizar en los secretos de la mente de Dios, para descubrir cómo y por qué creó todas las cosas.

Ahora, desde ese momento de la creación hasta el evangelio de Juan han pasado unos cuantos miles de años. Nos encontramos en el umbral del primer siglo después de Cristo y él único apóstol con vida, un anciano, un hombre que ha visto el nacimiento y el desarrollo de la iglesia por más de 50 años, es movido por el Espíritu Santo a escribir lo que en su memoria ha quedado de la vida de Jesús. Y este hombre arranca su evangelio llevando nuestra atención a dónde— al Génesis, al origen, al principio.

¿Y cómo arranca su evangelio?

       En el principio existía (era) el Verbo, y el Verbo era (existía) con Dios, y el Verbo era Dios.

¿Puede haber una razón más poderosa para estudiar estos dos libros de la Biblia, y tener el privilegio de poder hacerlo al mismo tiempo?

Así que hoy arrancamos esta serie de estudios en el evangelio según San Juan. Y os puedo decir que estoy muy entusiasmado con el estudio del Génesis y en este evangelio singular, según Juan.

Siempre que arrancamos a leer un texto, sea de la Biblia o sea cualquier escrito, si queremos entender lo que estamos leyendo tenemos que hacer el esfuerzo previo de responder a unas cuantas preguntas que son fundamentales. Las preguntas que nos sitúan en el contexto.

¿Quién escribe? / ¿Dónde escribe? / ¿Cuándo escribe? ¿Para quien escribe? / ¿Por qué escribe?

Un ejemplo:

En el quiosco te encuentras por la mañana con los diarios. Y casi siempre las noticias, sobre todo las de temario político, son las mismas. Entonces. ¿Por qué un diario te cuenta la noticia de una forma y otro casi dice lo contrario?

La respuesta es que cada diario parte de una postura política personal y propia. Cada periodista tiene su propia visión de las cosas, y cada uno intenta convencerte de su punto de vista.

Ahora ¿por qué compras un diario y no el otro? Las razones son muy similares. Tú, tienes tus propias ideas o ideología y, por lo tanto, vas a comprar a aquel que más cerca está de tu propia postura.

Si queremos entender con profundidad el significado de un texto necesitamos no solo leer el texto, tenemos, también, que hacer el esfuerzo de descubrir todo lo que nos sea posible descubrir del contexto. Sólo así podremos evitar sacar interpretaciones erróneas del texto que leemos.

Esto, amados en Cristo, es el primer paso que vamos a dar hoy para ir escarbando en el evangelio según Juan y así llegar a interpretaciones correctas que nos sirvan en la aplicación de la Palabra de Dios a nuestras vidas.

¿Quién escribe? Autor: Juan

¿Por qué, es Juan? ¿Dónde se dice en el texto?

Evidencia externa:

Policarpo vivió del 70-160 dC. Fue discípulo de Juan. Este fue maestro de Irineo que vivió del 130-200dC. Ireneo escribe en sus cartas contra la herejía que Policarpo y asegura lo que recibió de su maestro, que Juan el apóstol, ya anciano escribió el evangelio desde Efeso.

Evidencia interna:

En los demás evangelios aparece Juan nombrado más de veinte veces. Pero en este Evangelio no se nombra al apóstol ni una sola vez. Su nombre no aparece. Sin embargo, se hace referencia a “un discípulo”, “el discípulo amado”.

Juan 13:23 / 19:24/ 21:7/ 21:20-24

       Juan 13:23 Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa reclinado en el pecho de Jesús.

Juan19: 26 Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien El amaba que estaba allí cerca, dijo a su madre: ¡Mujer, he ahí tu hijo!

27 Después dijo* al discípulo: ¡He ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa.

       Juan 20: 2 Entonces corrió y fue a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dijo*: Se han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde le han puesto. 3 Salieron, pues, Pedro y el otro discípulo, e iban hacia el sepulcro.

       Juan 21: 7 Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba, dijo* a Pedro: ¡Es el Señor! Oyendo, pues, Simón Pedro que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se la había quitado para poder trabajar), y se echó al mar.

       Juan 21: 20 Pedro, volviéndose, vio* que les seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el que en la cena se había recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: Señor, ¿quién es el que te va a entregar? 21 Entonces Pedro, al verlo, dijo* a Jesús: Señor, ¿y éste, qué? 22 Jesús le dijo*: Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a ti, qué? Tú, sígueme.

23 Por eso el dicho se propagó entre los hermanos que aquel discípulo no moriría; pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: Si yo quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti, qué? 24 Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y el que escribió esto, y sabemos que su testimonio es

   Juan era el discípulo amado. Juan era el último apóstol con vida. El escribe su evangelio, sus memorias de la persona de Jesús, y ni siquiera se nombra en su evangelio.

¿Qué nos dice esto del carácter de Juan?

Lucas 9: 54 Al ver esto, sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo y los consuma?

55 Pero El, volviéndose, los reprendió, y dijo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois,

56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para destruir las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

¿Cuanto le queda a Juan de su forma de ser antes de conocer al Señor? Nada.

1 Juan— ¿cómo se dirige Juan a sus oyentes? —Hijitos, Amados, Hermanos.

Juan es un hombre nacido de nuevo. Un hombre transformado. Un hombre en proceso de santificación. Un hombre ya cerca de su glorificación.

¿Dónde escribe?

La destrucción de Jerusalén no es mencionada. Juan no estaba cerca y ya estaría años en el pasado. Según Irineo Juan escribió su evangelio estando, sirviendo al Señor en Éfeso.

¿Cuando escribe?

Esta pregunta sirve para ponernos en el contexto histórico.

  1. Juan conocía los otros evangelios.

Clemente de Alejandría (150-215 dC), contemporáneo con Irineo, fue el primero en indicar que Juan escribe un evangelio espiritual. Un evangelio que no se centraba tanto en relatar unos hechos de forma cronológico sino en completar y aportar más información sobre los demás evangelios.

Un evangelio eminentemente teológico. Es una poderosa respuesta a las herejías de su tiempo: el gnosticismo.

Un evangelio que complementa los otros tres evangelios.

Ejemplo:

       Marcos 6:45 (Mateo 14:22ss) Enseguida hizo que sus discípulos subieran a la barca y fueran delante de El al otro lado, a Betsaida, mientras El despedía a la multitud.

¿Por qué después de alimentar a los 5000 mil Jesús se marcho al otro lado del lago?

Respuesta: Juan 6: 15 Por lo que Jesús, dándose cuenta de que iban a venir y llevárselo por la fuerza para hacerle rey, se retiró otra vez al monte El solo.

Juan nos cuenta detalles de la vida de Jesús que no se encuentran en ninguno de los demás evangelios.

Juan 2 —Boda de Caná (la primera señal). Ministerio arranca en Galilea.

Juan 3— En Jerusalén. El encuentro con Nicodemo.

Juan 4— En Samaria. El encuentro con la samaritana.

¿Por qué escribe?

Pocos escritos en la Biblia dejan tan poco lugar a duda de su propósito.

       Juan 20:30 Y muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro; 31 pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo , el Hijo de Dios; y para que al creer, tengáis vida en su nombre.

Evangelístico—al creer tengáis vida en su nombre

Apologéticos— creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios.

La palabra creer se usa cerca de 100 veces en el libro.

Para mostrar la verdadera identidad de Cristo, Juan nos presenta siete señales o pruebas indubitables en la primera parte y una en la segunda parte.

El evangelio de Juan recoge las siete grandes declaraciones de Jesús acerca de su persona—

Yo soy…

…el pan de vida (6:35,41,48,51)

…la luz del mundo (8:12)

…la puerta de las ovejas (10:7,9)

…el buen pastor (10:11,14)

…la resurrección y la vida (11:25)

…el camino, la verdad y la vida (14:6)

…la vid verdadera (15:1-5)

Ahora que implica tener claro la identidad de Jesús—Solo en Cristo hay salvación.

Nos encontramos por tanto con tres grandes bloques—

  1. La identidad de Jesús
  2. El regalo de la salvación ofrecida a la humanidad
  3. La aceptación o el rechazo de la salvación.

Pinchando en el enlace de abajo pueden ver un gráfico con la panorámica completa del Evangelio según Juan  (mi gratitud al autor del gráfico Jeffrey Kranz)

Según Juan Esquema_1

 

 

El Buen Samaritano – Estudio por Dani Sazo 04/02/2018

El estudio de esta mañana nos ha sido entregado por nuestro hermano Dani Sazo. La parábola conocida como del Buen Samaritano, ¿es sólo una bonita historia de un corazón misericordioso; es sólo una exhortación de Jesús a hacer bien al prójimo, o las palabras de Jesús contienen una verdad más profunda y de vital importancia para nuestras vidas después de la muerte? Estás preguntas se contestan en este estudio.

Sean bendecidos

@ignuevasion

Estudios sobre las siete dispensaciones

El dispensacionalismo es un método de interpretación de la historia, que divide la obra y los propósitos de Dios hacia la humanidad en diferentes períodos de tiempo. Generalmente, hay siete dispensaciones identificadas.

Presentamos aquí los audios de los estudios a carga de José Pérez.

Lamentablemente, por motivos técnicos perdimos el estudio de la 2ª dispensación. Intentaremos colgar un resumen en pdf en breve.

Sean bendecidos

Programa de predicaciones de verano 3 Parte

Predicación de Miguel Angel Prado del 17 de Septiembre 2017. Rut la moabita.

Predicación de Jose Pérez del 10 de Septiembre 2017

Los unos a los otros 2 Parte por Manuel Reyes. Predicación del 3 de septiembre 2017


Predicación de José Pérez del 10 de septiembre 2017

 

 

Sesiones 17 y 18 : Hebreos capítulo 12

Aquí las siguientes sesiones en nuestro estudio del libro de Hebreos:

Sesión 17, el capítulo 12:1-13: El llamado del Señor a correr nuestra carrera de la fe

Sesión 18, el capítulo 12:14-29: Vivir bajo la supremacía de Cristo

 

@ignuevasion

Sesión 15 al 16: Hebreos capítulos 10 y 11

Aquí las siguientes sesiones en nuestro estudio del libro de Hebreos:

Capítulo 10: El sacrificio de Cristo

Por Manuel Reyes

Capítulo 11: Los héroes de la fe

Por Félix Ventero

 

Sesión 13 y 14: Hebreos capítulos 8 al 9

Jesús es el autor y mediador de un mejor pacto. El pacto hecho por medio de su sangre vertida en la cruz del Calvario.

El estudio de hoy nos introduce en la realidad del nuevo pacto.

 

 

Sean bendecidos

@ignuevasion

Hebreos 8:1-5 – Sesión 12

El capítulo arranca exponiendo a Jesucristo como sumo sacerdote exaltado en los cielos. La introducción perfecta para lo que en el resto de capítulo se va desarrollar. Jesús, mediador de un mejor pacto.

@ignuevasion

Hebreos 5:1-10 — Sesión 9

Cristo, el hijo de Dios, ha sido hecho provisión de Dios Padre para nuestra salvación.
Predicación del 26 de Marzo 2017
 

@ignuevasion

Hebreos 4:14-16 — Sesión 8

Cristo es nuestra gran sumo sacerdote.

En el estudio de hoy nos adentramos en las implicaciones que tiene para nuestras vidas que Cristo sea sumo sacerdote para nosotros.
Predicación del 19 de Marzo 2017
 

@ignuevasion

Hebreos 3:7 al 4:13 — Sesión 7

Continuamos el estudio de Hebreos abarcando una porción más amplia de su contenido. Pero esta advertencia del autor inspirado es una unidad que nos amonesta a estar atentos contra la incredulidad.

Predicación del 12 de Marzo 2017

 

@ignuevasion

Taller de Evangelismo Sesión 1

Taller de Evangelismo Sesión 1:
Una serie de estudios con el fin de ayudar a presentar respuestas a las objeciones que las personas esgrimen ante el evangelio.
Esta primera sesión trata del «sufrimiento».
¿Por qué permite Dios el sufrimiento? ¿Por qué el Dios que vosotros anuncias permite que sufra de esta manera?

Hebreos 3:1-6 — Sesión 6

Hemos arrancado nuestro fascinante viaje por el libro de Hebreos y esta sesión ahonda en los primeros 6 versículos del capitulo 3. Cristo es el centro del libro de Hebreos. Cristo debe ser el centro de nuestras vidas. ¿Por qué? La respuesta una vez más está en la Palabra de Dios. Aquí le dejamos el audio.

Sean bendecidos

 

 

Judá y Tamar – Génesis 38

A veces nos encontramos con textos o porciones que suelen ser enigmáticas y nos cuesta comprender su significado. Incluso cuando te lo explican varias veces parece que el texto no se hace luz ante nuestros ojos. Otras veces nos encontramos con un capítulo que sencillamente no sabemos qué hace ahí. Este es el caso de este capítulo 38 del libro de Génesis.
Si en el 37 ha comenzado Moisés a relatar la historia de la vida de José y en el 39 y siguientes, nos sigue contando lo que pasó con José, ¿a qué viene colar aquí la historia de Judá y Tamar? ¿Es un paréntesis? ¿Quizás los copistas colocaron este capítulo aquí por error y debería estar antes del 37? ¿Cómo debemos entender esta escena en medio de la vida de José?
Las respuestas en nuestro Audio del estudio de día 20/02/2017

Sean bendecidos

@ignuevasion

Hebreos 2:1-4 — Sesión 4

En el estudio de Hebreos avanzamos este domingo a los primeros cuatro versículos del capitulo 2.

Sean bendecidos

Hebreos 1:5-14 — Sesión 3

Esta es la tercera sesión de nuestro estudio del libro de Hebreos. Nuestro hermano Miguel Palomo ha podido exponer con precisión las razones por la cual Jesucristo es mayor que los ángeles.

 

Sean bendecidos

El Sufrimiento por Miguel Angel Prado

El sufrimiento es un tema que nunca puede ser agotado. Es un asunto con el que todo ser humano tiene que luchar. ¿Es el sufrimiento un castigo de Dios?
Esta y muchas otras preguntas nos resuelve el sermón de D. Miguel Angel Prado.

Sean bendecidos

@ignuevasion

Hebreos 1:1-4 — Sesiones 1 y 2

Comenzamos con estas dos sesiones el estudio expositivo del libro de Hebreos.

La primera sesión es la introducción al libro de los Hebreos. La segunda sesión inicia el estudio del libro con los primeros cuatro versículos.

Esperamos que el estudio del libro le sea de bendición.

@ignuevasion

 

 

Los dioses de nuestras vidas

Descripción de Los dioses que tenemos en nuestra vida. Un estudio sobre la idolatría y sus manifestaciones en la vida del ser humano.

 

Una Iglesia sana por Migue Prado

Sermón sobre la carta de Pablo a Tito con el fin de indagar en lo que hace de una iglesia que sea una iglesia sana.

Un estudio de Migue Prado

Pastor/Anciano en la Iglesia Horeb de Sevilla

Sermón sobre Joel 2 – El Día del Señor

Pocos libros nos presentan tan a las claras los acontecimientos venideros de la segunda venida del Señor. Es el Día del Señor grande y terrible. ¿Cómo debemos enfrentar nuestras vidas conociendo la realidad de la venida de esos tiempos espantosos de juicio?
Esperamos poder dar algunas respuestas con nuestro estudio.

Sean bendecidos
@ignuevasion

La sanación de Naamán. Sermón sobre 2 Reyes 5

La gracia de Dios no se detiene ante nadie. Dios no hace acepción de personas. Naamán, general del ejercito de Siria, un extranjero, fue en fe a buscar la sanidad que prometía una esclava que el Dios de Israel era capaz de dar. Ese Dios de Israel es el único y verdadero Dios. En la historia de Naamán podemos encontrar ricas lecciones para nuestras vidas hoy en día.

Sean bendecidos.

@ignuevasion

 

Estudio del Libro de Hechos Sesiones del 31 al 33

Estos audios contienen los estudios del libro de los Hechos 19:23 hasta el final y Hechos 20.

 

Volveremos con nuestros estudios del libro de Hechos a partir del 18 de Septiembre 2016.

Sean bendecidos
@ignuevasion

Estudio del libro de Hechos Sesiones 16 y 17

Hechos 10:1 hasta el 11:18

Las dos sesiones de estudio se centran en el episodio al que el autor del libro de los Hechos, Lucas el compañero de Pablo, le dedica más tiempo si tenemos en cuenta la cantidad de versículos que se exponen. ¿Por qué es tan importante este episodio para Lucas? ¿Qué tiene de especial la conversión de un Centurión Romano para el desarrollo de la historia narrada en Hechos? ¿Qué importancia tiene para nosotros este episodio tan detalladamente descrito por el autor inspirado? ¿Qué interés especial tiene Dios en transmitirnos este episodio en sus Sagradas Escrituras?

@ignuevasion