Este domingo pudimos ver a través de La Biblia cómo Dios hace que todo lo que sucede en nuestra vida, por malas que sean las experiencias por las que pasemos, nos ayudan para bien. Esto es posible gracias a la misericordia que derrama sobre nosotros, y que hace que aun a pesar de nuestras caídas, nuestra desobediencia, nuestro “mal hacer”, Él decida enseñarnos algo en cada una de esas experiencias para que podamos aprender de ellas.

Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28 (RV95)

Presentación | Todas las cosas nos ayudan a bien
Audio | Todas las cosas nos ayudan a bien