En el estudio de Hebreos avanzamos este domingo a los primeros cuatro versículos del capitulo 2.

Sean bendecidos